Especial Patagonia

“¡Patagonia! ¿Quién pensaría jamás en ir a un lugar así? ¡Serás devorada por los caníbales! ¿Por qué razón escoges un lugar tan apartado del mundo para ir? ¿Cuál puede ser el atractivo? Oí estas y otras preguntas y exclamaciones de los labios de mis amigos y conocidos cuando les conté de mi intención de viajar a la Patagonia, la Tierra de los Gigantes. ¿Cuál era la atracción de ir a un lugar tan apartado y a tantas millas de distancia? La respuesta estaba implícita en sus propias palabras. Lo escogí precisamente porque era un lugar exótico y lejano”.

Me encantan estas palabras escritas por Florence Dixie en su libro A través de la Patagonia (crónica que relata el primer viaje de turismo que se realizó en la Patagonia, 1879) porque a pesar de que fueron escritas hace 131 años, siguen reflejando la realidad de estas tierras y la razón principal para visitarlas: un lugar exótico y lejano.

A esas dos características debemos sumarle lo extenso, diverso y desafiante de la Patagonia. EXTENSO porque abarca toda la parte sur de Argentina y Chile (más o menos desde es el paralelo 41° hasta el 56°). DIVERSO porque confluye una cantidad exquisita de paisajes: estepas, bosques impenetrables, glaciares, fiordos, montañas, lagos, ríos, mar, etc, etc. DESAFIANTE porque tiene un clima complejo y demasiado cambiante, caminos en mal estado, malas comunicaciones y la soledad en 360° es una constante en muchos de los lugares.

¿Qué conocer en este territorio tan grande? ¿Por qué ir? ¿Por qué no ir? ¿Es para mí? ¿Por dónde empezar? ¿Qué llevar? ¿Cuáles son los imperdibles de la Patagonia?