Todo lo que necesitas saber de Torres del Paine

ACTUALIZACIÓN:

Dada la alta demanda de visitantes para caminar en los circuitos de montaña del parque y con el fin de proteger los recursos naturales presentes, ahora es es OBLIGATORIO contar con reservas para acampar. Infórmate en http://www.parquetorresdelpaine.cl/es/sistema-de-reserva-de-campamentos-1

¿Por qué ir? Es el ícono indiscutido de la Patagonia y es el mejor lugar que permite ver la enorme cantidad de paisajes y ecosistemas que concentra la Patagonia (pampas, bosques, glaciares, montañas, lagos, ríos, etc). A eso hay que sumarle la gran cantidad de fauna que puede observarse, que al no sentirse amenazada por el hombre no huye ante su presencia, lo que permite fotos a escasos metros de distancia.

¿Es para mí? Como técnica de venta muchos tratan de esconder una de las características más relevantes de la Patagonia: que es DESAFIANTE. ¡Que no te engañen! La Patagonia tiene un clima complejo, con frío, muchísimo viento y demasiado cambiante. En un mismo día te vas a sacar y poner la chaqueta unas 30 veces y en pleno verano en las zonas altas puede nevar. Tiene caminos en mal estado, malas comunicaciones y la soledad en 360° es una constante en muchos de los lugares. Torres del Paine no es la excepción, especialmente si haces el circuito largo de trekking.

Hay decenas de alternativas para conocer el Paine que lo hacen más complejo o menos complejo. Lo importante es que seas honesto contigo mismo y evalúes tu condición física y equipamiento, antes de decidir una ruta.

día tierra (16)

¿Dónde está?

Se encuentra en la Patagonia chilena, a unos 400 km al NORTE de Punta Arenas. Primero debes llegar a Punta Arenas, luego seguir al norte hacia Puerto Natales y más al norte para llegar al Parque. Es importante que te ubiques un poco dónde estás: los accesos son de sur a norte, hacia el poniente está campos de hielo (glaciar Grey) y zonas boscosas, hacia el oriente y el norte encuentras estepa.

¿En auto o a pie?

En auto. Es una forma poco usual de hacerlo, pero ideal para conocer mucho y combinar con caminatas livianas. Considera eso sí que debes manejar en ripio y con ráfagas de viento de hasta 100 km/hr. Para arribar existen dos caminos desde Puerto Natales (recuerda que vas de sur  anorte): el viejo de 154 km (60 pavimentados) y el nuevo de 80 km y totalmente ripiado. Antes de elegir el camino de entrada y salida, es bueno verificar las condiciones meteorológicas. ¿Por qué? Muy simple, como ya te dije hacia el poniente del Parque está campo de hielo, hacia el oriente y norte estepas. Bueno, desde el camino antiguo se accede a la portería Laguna Amarga, que lleva hacia la zona de estepas, donde escasea la lluvia. En cambio, el camino nuevo lleva a portería Serrano, que se acerca a zonas boscosas y a Campos de Hielo Sur, donde la lluvia es mucho, mucho, pero mucho más abundante.

Si tienes buen tiempo comienza de inmediato por la zona oeste, porque estás de suerte, si no… lo mejor es esperar tu suerte en medio de la pampa, fotografiando guanacos y y ñandúes.

A pie. Si estás acostumbrado a hacer trekking no necesitas más recomendaciones que comprar el pasaje en bus Puerto Natales-Paine con tiempo y, si vas  a usar refugios, reservar con mucha anticipación. Para el resto de los ciudadanos comunes y corrientes, con poca preparación física, deben saber varias cosas: tanto la «W» como la «O» (circuito largo) no son fáciles, las horas de caminata en los mapas están calculadas para trekkers, así que súmale varias horas según tu estado. Y sí, es agotador y no basta pura mente y ganas si quieres pasarlo bien. El que diga que no llegó muerto a la base de las torres es un mentiroso.  Lo ideal es que hagas un poco, aunque sea un poco, de preparación física con anticipación.

Una buena idea si no resistes llevar tantos kilos en la espalda es hacer la W con trampa. Dormir en el camping Las Torres, subir la base de las Torres, tomar el catamarán para cruzar el lago Pehoé, dejar tu carpa armada en el camping Paine Grande y usarlo como campamento base para ir al Vallé del Francés y Grey. Eso significa dejar tu mochila dentro de la carpa, cerrarla bien y caminar ida y vuelta (unas 8 horas si vas a Grey, unas 12 al Valle del Francés), pero irás más liviano. No olvides cargar tus cosas valiosas como tu billetera y llevar chocolates como snack. Agua no es necesaria porque puedes beber de los ríos y es tan limpia que no necesitas filtrarla.

Equipamiento. Lo primero es un buen mapa para saber dónde estás parado y comiences a familiarizartecon nombres claves como Base de las Torres, campamento Pehoé, Administración, Portería Serrano, etc. Para la «O» necesitas equipamiento técnico de calidad sí o sí, vestirte en 3 capas, usar gore tex, carpa resistente al viento, un saco de dormir liviano y abrigado, colchoneta de estas inflables y ultra livianas. En la «W» lo ideal es lo mismo si quieres pasarlo bien, pero puedes darte más licencias si vas  a dormir en refugios o estableces un campamento fijo y dejas dentro ropa de muda seca. De todas formas lo mínimo-mínimo es una carpa que resista el viento, un buen par de bototos que vengan amansados (no se te ocurra estrenarlos en el Paine!!), polar, gorro  y una capa de agua resistente.

Si vas en auto, lo mínimo es un polar, gorro y ropa de recambio.

¿Por cuánto tiempo ir? No vayas por menos de 3 días, porque es probable que te lleves una gran frustración. Y la explicación es sencilla, acá el clima es muy inestable y sus fabulosas montañas (Cuernos del Paine y Torres del Paine) tienen la manía de taparse con la primera nube que aparece.

La W toma unos 4 a 5 días. Y la O 7 a 9 días

¿Cuándo ir? La mayoría de los turistas va en verano, porque tiene mejor clima y en diciembre la luz dura casi 20 horas!

En invierno los campings no están habilitados y la mayoría de los hoteles cierra, pero dicen que las mejores postales del Paine son en esta época, con los cerros nevados, lagunas congeladas, cielos anaranjados y mayores opciones de ver fauna (pumas y huemules), ya que bajan desde los sectores altos y nevados en busca de alimentos. Además, el período de julio a octubre es el que presenta menos precipitaciones y menos viento en todo el año.

Eso sí la planificación inicial de una visita sí o sí debe ser flexible, considerando las pocas horas de luz disponibles y las condiciones climáticas propias del invierno (es muy probable que una nevazón te impida visitar un lugar que tenías planificado conocer). Solamente se puede realizar trekking en la “W” y es imprescindible contar con el vestuario y el equipo técnico adecuado para condiciones invernales: en ropa tus mejores amigos serán la tecnología gore tex y windstopper de pies a cabeza, necesitas una carpa que resista viento y lluvia y un saco de dormir para temperaturas bajo cero (ojalá uno para -20°). El único camping y refugio que funciona es Paine Grande (sector poniente lago Pehoe), aunque los demás campings no están abiertos pueden ser utilizados, pero siempre bajo los principios de “no deje rastro”, es decir, debes llevar tu basura de regreso a la ciudad.

Las agencias Glaciares, Tour Express y Comapa realizan excursiones full day conociendo Laguna Amarga, Lago Nordenskjold, Salto Grande, Lago Pehoe y Lago Grey, por aproximadamente $25.000 p.p. Si quieres alojar dentro del Paine, el Hotel Lago Grey funciona todo el año, con excursiones como caminatas, cabalgatas y navegación para visitar el glaciar Grey (la embarcación no opera en junio-julio).

¿Dónde dormir? El Paine tiene hoteles 5 estrellas, camping de lujo (glamping) y se salta de inmediato a refugios con habitaciones y baños compartidos,  y camping normales. No existen cabañas, como me preguntó el otro día una señora en el avión. La mayoría de los camping son muy buenos, con duchas con agua caliente, luz, incluso sitios para cocinar. Los más rústicos se encuentran en el trekking «O», donde hay poca disponibilidad de sitios planos, así que la recomendación es empezar a caminar muy temprano para no terminar durmiendo en una ladera. Recuerda que debes reservar previamente para acampar y que la asignación de sistios es por orden de llegada.

Imperdibles.

*Hacer la navegación en el glaciar grey

*Ver el amanecer con vista a los Cuernos o las Torres del Paine (se tiñen de un rojo espectacular)

*Sentarse en las playas de lago Nordenskjold y disfrutar la vista de los Cuernos y el movimiento de las nubes.

*Realizar el camino en auto entre laguna amarga y laguna azul: paisaje de pampa, mucha fauna (guanacos, ñandúes y flamencos) y buenas vistas a las Torres. La mejor hora es al atardecer.

http://www.parquetorresdelpaine.cl/

Otras consultas por este mismo medio

IMG_9518

Taller de fotografía

 

TALLER

CONTENIDOS

-Análisis fotográfico y aprender a mirar el entorno.

-Composición fotográfica.

-Los principales elementos que influyen en la calidad de la fotografía: óptica, sensor, procesador.

-Entendiendo mi cámara: cómo configurar el equipo.

-El triángulo de la exposición.

-Efectos en la nitidez causados por la velocidad de obturación.

-Profundidad de campo.

-Disparar en formato RAW versus JPG

-Edición básica en Lightroom

 

CONDICIONES DE PAGO

Se debe hacer un depósito del 50% al momento de la inscripción y el saldo al comenzar el curso.

Inscripciones hasta el 30 de julio. El curso se dictará con un mínimo de 6 alumnos y un máximo de 10.

 

RESEÑA PROFESORA

Evelyn Pfeiffer es periodista de la Pontificia Universidad Católica de Chile y tiene un diplomado en fotografía de la misma casa de estudios. Junto a su cámara fotográfica ha recorrido Chile desde Arica a la Antártica, publicando reportajes y fotografías en diferentes medios de comunicación nacionales y extranjeros, además de libros y guías de viaje. Trabajó como docente de fotografía en la carrera de Ecoturismo en la Universidad Andrés Bello y ha dictado talleres en Patagonia, para crear una red de fotógrafos regional. Más información en www.evelynpfeiffer.com

 

INFORMACIONES E INSCRIPCIONES

evelynpf@gmail.com

¿Falkland, Malvinas o el reino de los pingüinos y las ovejas?

“Es importante que ustedes, los periodistas de Latinoamérica, vengan a conocernos, porque existe un concepto muy errado de qué son las Falkland”, nos repiten una y otra vez congresistas, autoridades, gobernador y gente local.

¡Y es cierto! Las conocemos por la guerra de 1982 y porque aún sigue vigente la disputa territorial entre argentinos e ingleses, que comenzó en 1833. Pero más allá de eso, no sabemos casi nada de las islas y sólo cunden mitos y conceptos con consignas políticas. Incluso he escuchado a mucha gente creer que allá hay un pueblo oprimido, donde los argentinos luchan contra el imperialismo británico. ¡Ni siquiera sabemos cómo decirles! ¿Falkland? ¿Malvinas? ¿Falkland/Malvinas? (los isleños las nombran como Falkland Islands) Uno suele utilizar ambos nombres a la vez o Malvinas a secas, porque no hacerlo, casi implica cortar relaciones con los argentinos, incluso con los amigos. Uno dice Falkland y te llega un mundo de puteadas ideológicas, tanto en persona, como en redes sociales. Y lo digo con conocimiento empírico. Por eso no es difícil entender cuando las autoridades nos dicen que les encantaría tener mayor acercamiento con Latinoamérica, pero que es muy complejo ¿la razón? Que un país tenga buena onda con ellos, implica cortar relaciones con Argentina. Si pasa a nivel personal, imagínense a nivel de países.

pingüino rey

Pero más allá del tema geopolítico de fondo, quiero contarles que conocer las islas ha sido una experiencia genial. He tenido la oportunidad de ir dos veces por mi trabajo (una como periodista para La Tercera, la segunda como fotógrafa para las revistas de Aero México) y en ambas visitas he aprendido un montón y he podido conocer las islas de verdad. Ya no desde un libro de historia, o desde un discurso británico o argentino, sino que desde su gente: los isleños. Familias que han vivido de generación en generación labrando la tierra, trabajando sus estancias, abriendo las puertas al turismo y disfrutando una fauna tan particular, donde los vecinos son ovejas y pingüinos.

Lo primero que hay que saber sobre las islas son dos cosas: apenas viven un par de familias argentinas y esto NO es una colonia inglesa, sino que un territorio de ultramar británico. Los isleños tienen su propio gobierno, no le tributan a U.K. y ellos no les dan ayuda económica, pero sí mantienen presencia militar defensiva (por si los argentinos deciden volver a invadir como en 1982) y les dan representatividad en el mundo a través de sus embajadas.

Viven alrededor de 2900 personas, la mayoría en la ciudad de Stanley, el resto en estancias repartidas en las cientos de islas que comprende este archipiélago. Y además hay un contingente de militares que vive en la base militar, junto al aeropuerto Mount Pleasant, donde aterriza LAN cada sábado.

A través de la aerolínea no llegan más de 2000 turistas al año, ya que te obliga a quedarte una semana completa en un territorio donde los precios sí que son británicos. Todo es en pounds y todo sale caro… muuuuuy caro. Pero en cruceros arriban más de 50 mil turistas al año, la gran mayoría en busca de su fauna marina, donde los protagonistas indiscutidos son los pingüinos: el fotogénico pingüino rey (la mayor colonia, después de las islas Georgias), los chistosos rockhopper, los excelentes nadadores papúa o gentoo y nuestros conocidos pingüinos de Magallanes. Además es posible ver orcas, lobos marinos, elefantes marinos, albatros de ceja negra, petreles, skúas y una larga lista de aves.

Desde el aire se pueden ver las cientos de islas que conforman estas tierras. En total dos grandes (este y oeste) y más de 750 islas pequeñas e islotes. Lo primero que llama la atención es el desolado paisaje producto del efecto de las glaciaciones, con enormes planicies de pastos y turberas, y algunos lomajes y cerros.

Aquí no existen árboles nativos y se extinguió el warrah o guará, un cánido endémico que era el único mamífero terrestre que habitaba estas tierras. Hoy solo se ven animales introducidos como ovejas (es la tercera actividad económica más importante), algunas vacas y uno que otro cerdo. Pero en la costa el panorama es totalmente distinto. Playas de arenas blancas, mar con colores caribeños y toda esta fauna marina, que convierten las islas en destino soñado para los que amamos la fotografía de naturaleza.

Los dejo con una galería fotográfica y ojalá se animen a conocerlas ustedes mismos. Más allá de la posición política que uno tenga, el destino es hermoso y su gente encantadora. No son británicos, ni argentinos, son isleños y sí que vale la pena escuchar sus historias, lo difícil que es vivir tan alejado del mundo o conocer cuáles son sus anhelos a futuro, porque su gente sí tiene voz propia.

Pueden ver las fotos de este viaje acá Flickr 2014

O las de 2012 acá: Flickr 2012

 

 

 

Los 7 errores más comunes en un viaje de prensa

¡Atención sernatur y empresarios del turismo!

Después de decenas de fam press puedo decir que algo he aprendido de este cuento. Lamentablemente todo el mundo comete los mismos errores a la hora de organizar un viaje de prensa y uno se lleva material deficiente con el que tiene que hacer maravillas. Los 7 errores más típicos:

Abarcar toda la región en un par de días

Sí, es posible abarcar toda una región en tan poco tiempo, pero lo considero absolutamente inservible. Siempre es mejor centrarse en un par de cosas específicas y asegurarse con un par de reportajes bien hechos, en vez de un tema general que no habla de nada.

Centrar el viaje en la infraestructura

Sin duda la infraestructura es importante a la hora de visitar un sitio, pero no es lo primordial. El turista no se decide por un destino porque le encanta una cabaña, hostal u hotel, son simplemente una necesidad (a menos q sea un all inclusive o un centro termal). Por eso el itinerario debe estar centrado en el destino en sí: sus atractivos y las actividades que se pueden desarrollar.

Además se debe tomar en cuenta que uno rara vez menciona lugares donde no duerme o no come. Entonces ¿para qué perder tiempo valioso en visitar otros lugares? La infraestructura sí es muy importante en los viajes dirigidos a tour operadores.

Itinerarios que matan

Salir de la casa a las 5 am, vuelo a las 7:15, traslado del aeropuerto vías terrestre a 250 km, cabalgata, almuerzo, visita al museo, visita valle, traslado a 150 km, cena con autoridades, visita al casino. Alojamiento. Insisto, no es bueno abarcar tanto y la idea es que periodistas y fotógrafos disfruten y se hagan una idea real de cómo es viajar en su región.

También es imprescindible indicarles el grado de dificultad de las actividades y preguntar si están dispuestos a hacerlo. Por ejemplo, no todo el mundo tiene estado físico para hacer un trekking.

No olvide también informar el tipo de vestimenta que se requiere.

No tener una carpeta lista con información y fotos

Me gusta cuando me invitan a Brasil porque siempre te entregan un bolso con excelente información (folletos y pendrive), mapas y un CD con fotos en excelente resolución de los lugares visitados. Esto es indispensable porque no siempre se pueden obtener buenas fotografías por falta de luz, mal tiempo, mala suerte o porque no se alcanzó a realizar todo el itinerario.

La peor luz

No entiendo por qué siempre te llevan a los lugares más lindos y a los mejores miradores a la peor hora: el mediodía. Pésima luz para hacer fotos y obviamente salen horribles. La mejor luz para una foto perfecta es el amanecer y las dos horas siguientes y el atardecer y las dos horas que lo anteceden.

Hacer los viajes a destiempo

Muchos creen que uno participa de un viaje de prensa y al otro día ya tendrán su publicación. Lamentablemente no es así, pueden pasar semanas, meses, incluso todo un año. La decisión no pasa por el periodista, sino por el editor, el espacio disponible en el medio, la temporada y no toparse con otros temas de Chile o de la Región. Como regla general nunca se publica en un mismo mes más de un reportaje sobre la misma región. Por eso lo ideal es anticiparse a la temporada y considerar unos dos meses para publicar. Es decir, si quiero que aparezca un reportaje de verano, lo ideal es realizar el viaje en noviembre.

No saber manejar los tiempos y mezclar peras con manzanas.

Un error demasiado común al armar un itinerario es no considerar los tiempos de grabación de imágenes o la toma de fotografías. La televisión siempre se demora muchísimo más, especialmente si es prensa especializada. Lo mismo pasa con revistas y suplementos de turismo. Recuerde que para ellos no sirven pincelazos de temas, sino que reportajes en profundidad. Y eso requiere tiempo.

Lo mejor es no mezclar prensa especializada con prensa general porque buscan cosas diferentes.

Finalmente un consejo: lo mejor es conversar previamente el itinerario con la prensa, saber qué andan buscando y a partir de ahí generar una propuesta.

Punta de Choros

En marzo de 2012 fui a fotografiar la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt, recorriendo Punta de Choros y Chañaral de Aceituno.
Fui invitada por el Lodge Punta de Domos, un nuevo proyecto que salió a la luz recién en febrero  ! Los invitó a conocer el mejor lugar para hospedarse en Punta de Choros http://www.puntadedomos.cl/ 

Fotos aquí http://www.flickr.com/photos/lapfeiffer/sets/72157629279487264/

Fotosafari en la Patagonia

Entre el 24 de febrero y 2 de marzo de 2012 participé en un fotosafari a bordo de la M/N Forrest. Fui invitada por el gran fotógrafo Luis Bertea para participar en los fotosafaris que realiza en los canales de Patagonia y Tierra del Fuego. Más info en Patagonia Photosafaris

Acá les dejo una selección de 40 fotos en flickr 

El gigante está agonizando*

*Texto escrito para el blog Territorio Abierto

“Los primeros exploradores del extremo austral americano hicieron correr una leyenda: Patagonia era tierra de gigantes. Aunque era una teoría errada, la afirmación tiene sentido gracias a las proporciones desmesuradas e impresionantes de sus formas, expresadas en los importantes hitos geográficos, geológicos y paleontológicos presentes en la zona. Sin lugar a dudas, el Parque Nacional Torres del Paine cumple todas las características para ser catalogado como el gran gigante de estas tierras. El mito sigue vivo”, escribía hace dos años en el libro de Conaf que conmemora los 50 años del Parque.

Hoy el gigante está agonizando. Hemos visto en aterradoras fotos y videos como enormes llamas lo consumen todo, especialmente el área más turística del Parque Nacional: la llamada “W”. La imagen duele y salen lágrimas de impotencia, rabia, vergüenza.

He leído cosas bastante irrisorias en las redes sociales. Algunos culpan al viento, otros a los guardaparques por no dar buena información a los turistas, otros garabatean a los supuestos culpables (nada confirmado aún), otros culpan al gobierno de turno y otros al anterior.

Sinceramente, si empezamos a escarbar culpas, creo que recae en todos. Somos culpables porque promocionamos y promocionamos al lugar más hermoso de Chile y nos jactamos de las cifras de turistas que ingresan y por ser siempre elegidos dentro de los mejores destinos a nivel mundial. Pero ¿nos hemos preguntado qué riesgos tiene que ingrese tanta gente al Parque? ¿La capacidad y cantidad de personal que posee el parque es adecuada para educar, fiscalizar y actuar ante emergencias?

Somos culpables porque ningún gobierno se ha preocupado de darle recursos a Conaf, ni de tener planes de emergencia para estos casos. ¿Alguien acaso sabe que Conaf no posee aviones cisterna, ni helicópteros, ni motobombas en el lugar? Lamentablemente decidir enviar gente y sentarse a pensar qué hacer recién después de tres días del siniestro es negligencia, así como también lo es el no saber nada de incendios forestales, ni cómo avanzan en un área tan compleja como el Paine, con rachas de viento que superan los 100 km/h.

Somos culpables como ciudadanos por no habernos preocupado nunca del tema. Solamente ahora, post catástrofe, lloramos y nos culpamos todos. Quizás tú también has hecho fogatas en Parques Nacionales donde están prohibidas, o te ganó el hambre y decidiste encender tu cocinilla en un área no habilitada o lanzaste una colilla de cigarro encendida por la ventanilla del auto. En ese sentido eres tan culpable como el que inició el fuego en Torres del Paine, la diferencia es que fuiste más afortunado.

Que esto sea un llamado de atención para todos: Estado y ciudadanos. Seamos responsables y conscientes ante la fragilidad de la naturaleza, especialmente en esta época donde muchos frecuentan Áreas Silvestres Protegidas y el sol y la falta de agua convierten nuestra tierra en uan potencial caldera.

Mi pregunta es si algún día seremos capaces de invertir en prevención y actuar a tiempo, en vez de reaccionar con furia desmedida post catástrofes. Ahora, sin recursos y con un incendio descontrolado sólo nos queda esperar y rezar por Torres del Paine. Una vez más quedamos en las manos de Dios, a merced que Él envíe la lluvia y que haga amainar el viento patagónico.

Tengo fe. Creo que más temprano que tarde estaré parada una vez más frente al Macizo del Paine y volveré a sentir la misma emoción, sobrecogimiento y admiración de siempre ante esta obra perfecta. El gigante patagón aún no está muerto.

Fotos cruce andes patagónicos

Acá les dejo la galería de fotos del circutio patagonia chilena-argentina, recorriendo Coyhaique, Cochrane, Valle Chacabuco, Caleta Tortel, Villa O’higgins, Glaciar O’Higgins, Candelario Mancilla, El Chaltén, Ruta 40, Cueva de las manos, paso roballos, Puerto Río Tranquilo.

Click aquí