Aysén

ya decidió ¿Y ustedes?

“Construir la Estrella de la Muerte creará cientos de miles de empleos”, anuncia Darth Vader en un meme que ha circulado por estos días en redes sociales. De esos memes donde uno no sabe si reírse o enojarse, porque retratan con sarcasmo una realidad dura y preocupante.

Para los que no han visto la saga Star Wars, Dath Vader es un personaje del lado oscuro de la fuerza, servidor del Imperio y uno de los protagonistas en derrocar a la República Galáctica. En pocas palabras, un dictador y uno de los villanos más temidos y memorables del mundo cinematográfico.

¿Y la Estrella de la Muerte? ¡Una obra de ingeniería espectacular! Una estación espacial de 9.428 km², que sin duda generó esos miles de empleos prometidos. El problema era que la Estrella de la Muerte, tal como lo dice su nombre, no era una simple estación espacial, sino que un arma tan poderosa que incluso podía pulverizar planetas por completo. ¿Desarrollo económico? ¡Sí! ¿Generador de empleos? ¡Por supuesto! ¿Pero a qué costo?

Y me ha dado vueltas y vueltas en la cabeza este meme, después de participar en tres encuentros de turismo sustentable en la Región de Aysén, organizados en los territorios declarados como Zona de Interés Turístico (Queulat, Chelenko y Glaciares). En todos ellos, fui testigo del despertar de las comunidades, personas que valoran y cuidan su territorio y que están haciendo acciones concretas para ello; comunidades unidas y empoderadas, que quieren convertirse en un referente de la sustentabilidad; y comunidades que están más que conscientes de que su región siempre será mirada por los grupos económicos como la despensa de Chile y que deben estar preparados para seguir luchando.

Y es que claro, tiene todos los elementos para convertirse en esa despensa para extraer recursos: ríos de enormes caudales, recursos mineros por doquier (especialmente oro), fiordos perfectos para instalar jaulas de salmones (aunque esa industria ya la sobreexplotaron), sumado a una escasa población de 100 mil habitantes y una densidad poblacional que no alcanza a un habitante por kilómetro cuadrado. Como referencia en ese mismo kilómetro cuadrado, nuestra capital Santiago alberga 461 habitantes, Madrid 5.300, Medellín 19.700 y Mumbai 31.700 habitantes. Es decir, en Aysén uno puede recorrer kilómetros y kilómetros sin ver un alma. Y eso que para muchos es una maravilla de la naturaleza que hay que preservar y cuidar, para otros es sinónimo de frotarse las manos y decir acá puedo extraer recursos y agotarlos, sin que nadie me moleste.

En Aysén uno puede recorrer kilómetros y kilómetros sin ver un alma. Y eso que para muchos es una maravilla de la naturaleza que hay que preservar y cuidar, para otros es sinónimo de frotarse las manos y decir acá puedo extraer recursos y agotarlos, sin que nadie me moleste.

Eso me hace recordar una vez más al ex ministro de Economía, Jorge Rodríguez Grossi, fiel defensor del megaproyecto Alumysa, una millonaria inversión que pretendía instalar una planta procesadora de aluminio, que requería la construcción de un puerto y tres centrales hidroeléctricas. Era el mayor proyecto ingresado hasta entonces al sistema de evaluación de impacto ambiental. Rodríguez dijo en noviembre de 2001 ser partidario “de que se hagan todos los proyectos posibles en Chile. Es la única manera que tenemos de ir creciendo e ir generando nuevos empleos y por eso me niego a aceptar que hayan proyectos incompatibles”. Incluso fue más allá con sus declaraciones: “¿Para qué sirve tener la zona más descontaminada del mundo si no hay nadie? (…) ¿Para qué quiero un país o un Aysén de santuario de la naturaleza si nunca lo vamos a poder disfrutar? (…) ¿Para qué quiero un lugar vacío de gente por mantener determinada naturaleza?”.

Hoy, 17 años después, la conciencia ambiental ha aumentado y para muchos esas palabras suenan arcaicas, faltas de visión, incluso ridículas. No solo en Aysén, sino que en Chile y el mundo, muchos ven en Patagonia un tesoro que hay que cuidar para las futuras generaciones: una reserva de agua y de vida donde casi no existe la intervención humana. Y muchos creemos que el turismo sustentable es la herramienta más adecuada para conservar esos territorios para siempre, ponerlos en valor y generar ese desarrollo económico tan deseado, pero con una visión a largo plazo y pensando en las generaciones futuras.

Lamentablemente, muchos otros siguen creyendo y defendiendo nuevas “estrellas de la muerte”, bajo la promesa de que traerán empleos y un desarrollo económico ahora ya. Primero ese “proyecto esperanzador” se llamó Alumysa; luego se llamó Hidroaysén; y hoy son una serie de proyectos mineros de transnacionales que quieren extraer el oro en la cuenca del lago General Carrera. Todos proyectos de mirada cortoplacista de “pan para hoy, hambre para mañana”, que convertirían esta zona de la Patagonia en una nueva área de sacrificio ambiental, perdiendo para siempre esas cualidades que hoy la hacen única en el mundo.

Y mientras escucho y observo a las comunidades participando en estos encuentros de turismo sustentable, no paro de pensar que a pesar de que en Aysén son poquitos, unidos han logrado hacerse escuchar y decirle al mundo que ellos ya decidieron el estilo de vida que quieren para su gente y su tierra. No me cabe duda de que seguirán ganando batallas, pero también es deber de todos no dejarlos solos, informarnos y defender esa Patagonia como un tesoro que se mira (y admira), pero no se toca.

Antártica!

Entre el 17 y el 26 de enero realicé el mejor viaje de mi vida!! Antarctica XXI me invitó a participar en unos de sus aero cruceros, llamado Experiencia Antártica, que combina vuelo desde Punta Arenas hasta isla Rey Jorge, crucero hasta aprox latitud 65 y regreso al continente navegando por el mar de Drake .

Es todo lo q amo: paisajes geniales, mucha fauna, historia, ciencia, un lugar desafiante y para explorar. Ojalá siempre siga siendo tierra de todos y de nadie. Gracias chicos de Antártica XXI por invitarme al mejor viaje de mi vida!!

Aquí una pequeña muestra de estos días increíbles

Caleta Cierva

 

Todo lo que necesitas saber de Torres del Paine

ACTUALIZACIÓN:

Dada la alta demanda de visitantes para caminar en los circuitos de montaña del parque y con el fin de proteger los recursos naturales presentes, ahora es es OBLIGATORIO contar con reservas para acampar. Infórmate en http://www.parquetorresdelpaine.cl/es/sistema-de-reserva-de-campamentos-1

¿Por qué ir? Es el ícono indiscutido de la Patagonia y es el mejor lugar que permite ver la enorme cantidad de paisajes y ecosistemas que concentra la Patagonia (pampas, bosques, glaciares, montañas, lagos, ríos, etc). A eso hay que sumarle la gran cantidad de fauna que puede observarse, que al no sentirse amenazada por el hombre no huye ante su presencia, lo que permite fotos a escasos metros de distancia.

¿Es para mí? Como técnica de venta muchos tratan de esconder una de las características más relevantes de la Patagonia: que es DESAFIANTE. ¡Que no te engañen! La Patagonia tiene un clima complejo, con frío, muchísimo viento y demasiado cambiante. En un mismo día te vas a sacar y poner la chaqueta unas 30 veces y en pleno verano en las zonas altas puede nevar. Tiene caminos en mal estado, malas comunicaciones y la soledad en 360° es una constante en muchos de los lugares. Torres del Paine no es la excepción, especialmente si haces el circuito largo de trekking.

Hay decenas de alternativas para conocer el Paine que lo hacen más complejo o menos complejo. Lo importante es que seas honesto contigo mismo y evalúes tu condición física y equipamiento, antes de decidir una ruta.

día tierra (16)

¿Dónde está?

Se encuentra en la Patagonia chilena, a unos 400 km al NORTE de Punta Arenas. Primero debes llegar a Punta Arenas, luego seguir al norte hacia Puerto Natales y más al norte para llegar al Parque. Es importante que te ubiques un poco dónde estás: los accesos son de sur a norte, hacia el poniente está campos de hielo (glaciar Grey) y zonas boscosas, hacia el oriente y el norte encuentras estepa.

¿En auto o a pie?

En auto. Es una forma poco usual de hacerlo, pero ideal para conocer mucho y combinar con caminatas livianas. Considera eso sí que debes manejar en ripio y con ráfagas de viento de hasta 100 km/hr. Para arribar existen dos caminos desde Puerto Natales (recuerda que vas de sur  anorte): el viejo de 154 km (60 pavimentados) y el nuevo de 80 km y totalmente ripiado. Antes de elegir el camino de entrada y salida, es bueno verificar las condiciones meteorológicas. ¿Por qué? Muy simple, como ya te dije hacia el poniente del Parque está campo de hielo, hacia el oriente y norte estepas. Bueno, desde el camino antiguo se accede a la portería Laguna Amarga, que lleva hacia la zona de estepas, donde escasea la lluvia. En cambio, el camino nuevo lleva a portería Serrano, que se acerca a zonas boscosas y a Campos de Hielo Sur, donde la lluvia es mucho, mucho, pero mucho más abundante.

Si tienes buen tiempo comienza de inmediato por la zona oeste, porque estás de suerte, si no… lo mejor es esperar tu suerte en medio de la pampa, fotografiando guanacos y y ñandúes.

A pie. Si estás acostumbrado a hacer trekking no necesitas más recomendaciones que comprar el pasaje en bus Puerto Natales-Paine con tiempo y, si vas  a usar refugios, reservar con mucha anticipación. Para el resto de los ciudadanos comunes y corrientes, con poca preparación física, deben saber varias cosas: tanto la “W” como la “O” (circuito largo) no son fáciles, las horas de caminata en los mapas están calculadas para trekkers, así que súmale varias horas según tu estado. Y sí, es agotador y no basta pura mente y ganas si quieres pasarlo bien. El que diga que no llegó muerto a la base de las torres es un mentiroso.  Lo ideal es que hagas un poco, aunque sea un poco, de preparación física con anticipación.

Una buena idea si no resistes llevar tantos kilos en la espalda es hacer la W con trampa. Dormir en el camping Las Torres, subir la base de las Torres, tomar el catamarán para cruzar el lago Pehoé, dejar tu carpa armada en el camping Paine Grande y usarlo como campamento base para ir al Vallé del Francés y Grey. Eso significa dejar tu mochila dentro de la carpa, cerrarla bien y caminar ida y vuelta (unas 8 horas si vas a Grey, unas 12 al Valle del Francés), pero irás más liviano. No olvides cargar tus cosas valiosas como tu billetera y llevar chocolates como snack. Agua no es necesaria porque puedes beber de los ríos y es tan limpia que no necesitas filtrarla.

Equipamiento. Lo primero es un buen mapa para saber dónde estás parado y comiences a familiarizartecon nombres claves como Base de las Torres, campamento Pehoé, Administración, Portería Serrano, etc. Para la “O” necesitas equipamiento técnico de calidad sí o sí, vestirte en 3 capas, usar gore tex, carpa resistente al viento, un saco de dormir liviano y abrigado, colchoneta de estas inflables y ultra livianas. En la “W” lo ideal es lo mismo si quieres pasarlo bien, pero puedes darte más licencias si vas  a dormir en refugios o estableces un campamento fijo y dejas dentro ropa de muda seca. De todas formas lo mínimo-mínimo es una carpa que resista el viento, un buen par de bototos que vengan amansados (no se te ocurra estrenarlos en el Paine!!), polar, gorro  y una capa de agua resistente.

Si vas en auto, lo mínimo es un polar, gorro y ropa de recambio.

¿Por cuánto tiempo ir? No vayas por menos de 3 días, porque es probable que te lleves una gran frustración. Y la explicación es sencilla, acá el clima es muy inestable y sus fabulosas montañas (Cuernos del Paine y Torres del Paine) tienen la manía de taparse con la primera nube que aparece.

La W toma unos 4 a 5 días. Y la O 7 a 9 días

¿Cuándo ir? La mayoría de los turistas va en verano, porque tiene mejor clima y en diciembre la luz dura casi 20 horas!

En invierno los campings no están habilitados y la mayoría de los hoteles cierra, pero dicen que las mejores postales del Paine son en esta época, con los cerros nevados, lagunas congeladas, cielos anaranjados y mayores opciones de ver fauna (pumas y huemules), ya que bajan desde los sectores altos y nevados en busca de alimentos. Además, el período de julio a octubre es el que presenta menos precipitaciones y menos viento en todo el año.

Eso sí la planificación inicial de una visita sí o sí debe ser flexible, considerando las pocas horas de luz disponibles y las condiciones climáticas propias del invierno (es muy probable que una nevazón te impida visitar un lugar que tenías planificado conocer). Solamente se puede realizar trekking en la “W” y es imprescindible contar con el vestuario y el equipo técnico adecuado para condiciones invernales: en ropa tus mejores amigos serán la tecnología gore tex y windstopper de pies a cabeza, necesitas una carpa que resista viento y lluvia y un saco de dormir para temperaturas bajo cero (ojalá uno para -20°). El único camping y refugio que funciona es Paine Grande (sector poniente lago Pehoe), aunque los demás campings no están abiertos pueden ser utilizados, pero siempre bajo los principios de “no deje rastro”, es decir, debes llevar tu basura de regreso a la ciudad.

Las agencias Glaciares, Tour Express y Comapa realizan excursiones full day conociendo Laguna Amarga, Lago Nordenskjold, Salto Grande, Lago Pehoe y Lago Grey, por aproximadamente $25.000 p.p. Si quieres alojar dentro del Paine, el Hotel Lago Grey funciona todo el año, con excursiones como caminatas, cabalgatas y navegación para visitar el glaciar Grey (la embarcación no opera en junio-julio).

¿Dónde dormir? El Paine tiene hoteles 5 estrellas, camping de lujo (glamping) y se salta de inmediato a refugios con habitaciones y baños compartidos,  y camping normales. No existen cabañas, como me preguntó el otro día una señora en el avión. La mayoría de los camping son muy buenos, con duchas con agua caliente, luz, incluso sitios para cocinar. Los más rústicos se encuentran en el trekking “O”, donde hay poca disponibilidad de sitios planos, así que la recomendación es empezar a caminar muy temprano para no terminar durmiendo en una ladera. Recuerda que debes reservar previamente para acampar y que la asignación de sistios es por orden de llegada.

Imperdibles.

*Hacer la navegación en el glaciar grey

*Ver el amanecer con vista a los Cuernos o las Torres del Paine (se tiñen de un rojo espectacular)

*Sentarse en las playas de lago Nordenskjold y disfrutar la vista de los Cuernos y el movimiento de las nubes.

*Realizar el camino en auto entre laguna amarga y laguna azul: paisaje de pampa, mucha fauna (guanacos, ñandúes y flamencos) y buenas vistas a las Torres. La mejor hora es al atardecer.

http://www.parquetorresdelpaine.cl/

Otras consultas por este mismo medio

IMG_9518